martes, 6 de noviembre de 2012

Tos asistida, procedimiento

Tos asistida consiste en enseñar a la persona a toser de forma eficaz, es decir expulsando el máximo  las secreciones respiratorias con el menor esfuerzo posible. En las personas operadas, junto con la técnica para estimular o potenciar la tos, se le debe enseñar la forma adecuada de inmovilizar la zona de la herida.



















Técnica:

  • Indicar a la persona que se siente, con la cabeza inquilinada hacia adelante, los hombros dirigidos hacia dentro, los brazos relajados y las rodillas flexionadas.
  • Si existen heridas quirurgicas , sujetar los bordes para disminuir el dolor y facilitar los movimientos; si la herida se encuentra en la región abdominal, conviene situar a la persona en decúbito lateral, con los muslos flexionados sobre el abdomen, a fin de relajar la musculatura abdominal.
  • Indicar a la persona que haga varias respiraciones lentas y profundas, aspirando por la nariz y expulsando el aire por la boca. Solicitar que haga una inspiración profunda y retenga el aire unos segundos, para después toser varias veces seguidas, ayudándose de la musculatura torácica y abdominal.
Enseñar algunas técnica para intentar desencadenar la tos:

  1.  Hacer una inspiración larga, seguida de soplos espiratorios cortos, interrumpidos por pausas.
  2. Realizar tres respiraciones, cada vez más profundas, efectuar un acceso de tos producida, para convertir una tos ineficaz en tos productiva.
  3. Hacer de tres a cinco inspiraciones sucesivas, sin espirar. A fin de aumentar el volumen pulmonar.
  • En personas que no pueden colaborar, puede provocarse la tos mediante una estimulación traqueal externa, aplicando la presión manual con los dedos apoyados sobre la región de la tráquea.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada